js_def

Cómo limpiar una moto: La guía definitiva

Una moto es algo más que un mero medio de transporte. Es nuestra compañera, nuestra amiga y, por ende, se merece estar siempre en impecables condiciones. Tener la moto como una patena ayuda a la prevención de posibles averías y alarga la vida útil de la moto. Es importante, además, para evitar que la suciedad y los residuos puedan dañar ciertas partes de ésta, esenciales para su correcto funcionamiento.

Lo cierto es que limpiar una moto no es tarea fácil, requiere más esfuerzo que lavar un coche así como más cuidados que este, sin olvidar que no podemos hacer uso del túnel de lavado con ella. Aunque existen centros de lavado específicos para motos, en este artículo vamos a ver como limpiar la moto nosotros mismos, y de paso ahorrarnos unos eurillos en el proceso. ¡Comenzamos!

Productos para limpiar una moto

Es recomendable que antes de empezar a limpiar la moto pensemos que productos de limpieza vamos a necesitar, para facilitar así la limpieza de la moto. Para llevar a cabo una correcta limpieza deberemos organizarnos y disponer de ciertos productos y materiales para obtener el mejor resultado y mantenerla siempre protegida. Para ello necesitarás entre otros:

  • Jabón específico para limpieza de motos o coches
  • Esponja para el lavado
  • Brocha o cepillo para limpiar las zonas más sucias
  • Bolsa de plástico y una goma elástica para tapar el escape
  • Desengrasante y aceite para la cadena
  • Limpiador para el carburador
  • Limpiador/lubricante para el filtro del aire
  • Limpiadores para los sistemas mecánicos

Cómo limpiar una moto

Ahora que ya tenemos todo preparado vamos a ver como lavar una moto paso a paso. Antes de empezar os queremos dar un consejo. Hay que tener mucho cuidado con el agua a presión, podríamos estropear la pintura y otros elementos de la moto si estamos demasiado cerca. Deberíamos estar, al menos, a 40 centímetros de la moto para que no sufra ningún daño.

Lo primero que deberíamos hacer es desengrasar la cadena y limpiar los frenos. Para ello lo ideal es situarse en un lugar alejado del sol, para evitar que se seque la moto y los restos de jabón dañen las superficies. Además, la moto siempre debe estar en frío para no sufrir riesgo de quemaduras, así como guardar la llave con el fin de evitar que entre agua o jabón en la cerradura.

Es importante que nos acordemos de tapar la boca de escape de la moto. Con una bolsa de plástico y una goma elástica es suficiente para evitar que entre agua. También existen tapones de goma a medida, mucho mas seguros para tu moto, y más fáciles de poner.

Una vez hecho esto, lo mejor es ir primero a por las zonas más sucias de la moto. Estas son las llantas, la cadena, el amortiguador, el motor, el basculante y la horquilla.

Utiliza desengrasante sobre esos puntos excepto en los frenos, para los cuales te recomiendo que utilices un producto que sea menos agresivo con la pintura y que sea más fácil de retirar. Siempre puedes utilizar quita grasas como el que utilizarías en tu cocina, pero ten cuidado dónde cae para no dañar partes vitales para el correcto funcionamiento de la moto.

Dejaremos actuar el desengrasante unos minutos. Mientras tanto prepararemos un cubo de agua con un poco de jabón y una esponja. Aclara bien la moto, teniendo mucho cuidado con las partes más delicadas, como el velocímetro, la entrada de admisión o las piñas de las luces. Recuerda mantener la distancia con la moto para evitar dañarla.

Con la esponja que hemos preparado empezaremos a enjabonar la moto de arriba a abajo. Es muy importante hacerlo así, ya que si limpiamos de abajo hacia arriba lo único que conseguiríamos es que la suciedad que vamos limpiando caiga sobre partes ya limpias, haciéndonos trabajar el doble. Para las partes donde se acumula más suciedad recomendamos utilizar agua tibia ya que conseguiremos ablandar la suciedad y será más fácil de limpiar.

Una vez hemos terminado de enjabonar la moto la enjuagaremos de nuevo a fondo. Tenemos que asegurarnos de no dejar restos de jabón, pues pueden dañar la pintura o los plásticos de la moto. Para secar la moto usaremos una bayeta de microfibra, siguiendo el mismo método que antes, empezando por las partes superiores y terminando por las más cercanas al suelo, consiguiendo un resultado perfecto.

Cómo limpiar la cadena de la moto

Para limpiar la cadena de la moto el primer paso es desengrasarla, para ello utilizaremos un desengrasante universal, pero teniendo en cuenta que no sea abrasivo. En Tienda MotoCenter puedes encontrar un Desengrasante Industrial en Spray recomendado por nuestros especialistas, con el que limpiar la cadena de tu moto será coser y cantar.

Una vez aplicado el desengrasante lo dejaremos actuar unos minutos, después de los cuales lo quitaremos con agua a presión. Si no tenemos pistola de agua a mano, siempre podemos acudir a una gasolinera a limpiar la cadena.

Para secar la cadena, si hemos acudido a una gasolinera podremos usar la pistola de aire para acelerar el proceso, en caso de no tener la posibilidad de usar aire, emplearemos papel para secarla. Nuestra recomendación es la de usar papel con poco contenido en fibra, ya que tendrá menos riesgos de dejar restos en la cadena.

Por último, tenemos que volver a engrasar la cadena. Nuestra recomendación es que uses nuestro Lubricante especial para cadenas. Aplicaremos el producto a la cadena asegurándonos de que no queda ningún tramo sin engrasar. Es importante que limpiemos los neumáticos después, ya que si se manchara la zona de rodadura podríamos resbalar.

Un último consejo después de limpiar la cadena de la moto es que hagas unos cuantos kilometros, así nos aseguramos de que la cadena se quede bien engrasada.

A continuación puedes ver el vídeo de nuestros expertos enseñándonos a limpiar la cadena de la moto.

Cómo limpiar las llantas de la moto

Las llantas de la moto son unos de los elementos que más suciedad cogen, ya que es el elemento que está en contacto con el suelo. Además, la llanta trasera suele ser la que mas suciedad acumula, por culpa de la grasa de la cadena. Para limpiarlas recomendamos un cepillo de cerdas blandas. Es un proceso un poco lento y tedioso, pero es muy importante para evitar que la grasa y los residuos dañen las llantas de por vida.

Primero aplicaremos agua a presión a las llantas por los dos lados, teniendo en cuenta de no darle a partes que puedan dañarse. A continuación hay que aplicar el producto, es recomendable usar un limpiador específico para llantas que no dañe el aluminio. Lo dejaremos actuar unos minutos y pasaremos un cepillo por las llantas para retirar la suciedad. Terminaremos el proceso con otra ronda de lavado con agua a presión.

Cómo limpiar el asiento el asiento de la moto

Finalmente no te olvides de limpiar el asiento de tu moto. Según el tipo de asiento, de piel o cuero, tendremos que elegir un producto que lo limpie y revitalice, además de que le proteja de agresiones externas como roces o pérdidas de color. Aquí, como en todo, cada maestrillo tiene su librillo. Hay compañeros que aconsejan usar un limpia muebles para limpiar el asiento de la moto. Por nuestra parte, si el asiento no está muy sucio, bastará con pasarle un trapo húmedo, y asegurarnos de secarlo bien.

Conclusión

Como ves, el proceso de lavar una moto puede parecer un poco largo y tedioso según el nivel de profundidad que quieras aplicar sobre el lavado para conseguir un acabado u otro, pero sin duda merece la pena.

No sólo tendrás a tu querida moto como recién salida de fábrica, sino que estarás alargando su vida útil.

Close